El interstitium es una vasta red de tejidos bajo la piel a lo largo de algunos órganos (pulmones, sistema digestivo y urinario, entre otros) o alrededor de las arterias y las venas.

Un microscopio minúsculo desvela una parte desconocida del cuerpo humano

03/31/2018 - 14:15
La Razón

Un microscopio minúsculo concebido por una compañía francesa permitió descubrir una estructura desconocida del cuerpo humano, que podría tener un papel en la propagación del cáncer.

En un estudio publicado esta semana por la revista Scientific Reports, un grupo de investigadores estadounidenses relata el descubrimiento de lo que consideran un posible órgano desconocido, llamado interstitium.

Aunque otros científicos cuestionan el término "órgano", que consideran exagerado, este descubrimiento podría contribuir a conocer mejor la propagación del cáncer.

El interstitium es una vasta red de tejidos bajo la piel a lo largo de algunos órganos (pulmones, sistema digestivo y urinario, entre otros) o alrededor de las arterias y las venas.

Hasta ahora se creía que estos tejidos eran compactos pero el estudio revela que están formado por numerosos compartimentos llenos de fluido.

Los autores del estudio comparan estos tejidos a "una autopista de fluido en movimiento" que podría favorecer así la propagación del cáncer en todo el cuerpo.

La estructura de estos tejidos era desconocida hasta ahora a causa de las técnicas microscópicas clásicas, en el que los tejidos se manipulan antes de observarlos.

En el caso del interstitium, esa manipulación vaciaba el fluido y por eso parecían tejidos compactos.

La nueva técnica microscópica, desarrollada por la empresa francesa Mauna Kea Technologies, llamada endomicroscopia confocal láser, consiste en colocar un microscópico minúsculo directamente en el cuerpo de los pacientes.

"Los tejidos se observan en su entorno natural, en vivo, lo que permite a los médicos mejorar considerablemente el diagnóstico y el tratamiento de algunas patologías", explica a la AFP Sacha Loiseau, director general y fundador de Mauna Kea Technologies.

En el caso del interstitium, el descubrimiento fue por azar, durante un examen de las vías biliares de un paciente.