Los nuevos CEO deben tener una competencia en el uso de tecnologías en lo que le corresponde como función.

¿En qué consisten las maestrías “techie”?

02/25/2018 - 10:00
Los Tiempos

Hoy en día, en las diferentes áreas, es importante trabajar con sistemas integrados, análisis de información para la toma de decisiones, fabricación digital e impresión 3D, redes sociales, uso del celular o la Tablet para acceder y registrar información entre otras cosas. Los ejecutivos deben conocer el Internet de las cosas y la cognitiva que trabaja con inteligencia artificial, señala un reportaje de la revista peruana Gestión.

Según la publicación, cuando uno lleva una maestría orientada en tecnología o “techie”, se tratan de maestrías en tecnologías en información, marketing o MBA. Todos estos programas dictan cursos de Tecnologías de Información y Comunicación, pero más que ser temas técnicos es sobre cómo trabajar con tecnologías para transformar el área de operaciones.

En un escenario donde, por ejemplo, las “fintech” se van posicionando más en el mercado, es necesario conocer ámbitos digitales como tecnologías para móviles, apps, web, etc.

Además, los nuevos CEO deben tener una competencia en el uso de tecnologías en lo que le corresponde como función. Esto se ve, por ejemplo, en grandes empresas que están abiertas al proceso de innovación tecnológica donde no sólo se buscan servicios y productos a la vanguardia de cara a sus clientes, sino que también generen un impacto dentro de los procesos internos de las mismas empresas.

Hoy se habla de transformación digital con innovación de toda la experiencia del cliente en la empresa, cambios en los modelos de negocio, el reclutamiento y retención de los millennials, por lo que es importante desarrollar una estrategia digital en las organizaciones, promovida y gestionada por la alta dirección. Las empresas necesitan ejecutivos con conocimientos de TI y con una mentalidad de innovación constante.

Pero ¿qué se aprende en una maestría orientada hacia la tecnología? El tema de las maestrías es el conocimiento de las herramientas. Se trabajan temas de gestión empresarial, temas propios de la maestría sea MBA o de finanzas o administración o proyectos, supply chain management, salud, marketing, entre otras, también se considera el desarrollo de las habilidades gerenciales y todo lo relacionado a la innovación.

Respecto a la innovación tecnológica y tecnologías, se incide en los aspectos vinculados a la transformación digital de las áreas de la organización y a la capacitación de los ejecutivos para que exploten bien la información para la toma de decisiones.

 

Requerimiento de hoy

En cuanto a la demanda, cada vez más estudiantes son parte de las generaciones X y Y. Ellos han nacido en la era de Internet y ahora desarrollan postgrados con base en esas experiencias.

Si comparamos hoy con el mundo hace tres años, por ejemplo, ahora cada vez más programas trabajan con conceptos de tecnología en cualquier área. Ya sea en producción, manufactura o fabricación digital.

Sin embargo, también se piensa en por qué estudiar una maestría en vez de llevar cursos especializados, pero eso responde al plan de vida.

“Si tengo consciencia de que quiero tener conocimientos más avanzados y quiero prepararme hacia la alta dirección de la empresa, puede que ahí sea el momento de llevar la maestría. Te pone en el mercado con los conocimientos y las prácticas para trabajar en innovación en tu empresa, además de actualizarte”, explica Eddy Morris, director de la Maestría en Dirección de Tecnologías de la Información de Esan (escuela de negocios de Perú).

“Seguir una maestría es apostar por hasta dos años de estudio paralelo a la familia y trabajo, pero no hay que temer. Las maestrías, conforme vas estudiando, te dan herramientas para aplicarlas en su organización”, añade.

En los últimos cinco años (2013–2017) la Maestría en Dirección de Tecnologías de Información se ha consolidado en los primeros lugares de preferencia con mayor cantidad de matriculados conjuntamente con la Maestría en Supply Chain Management y la Maestría en Project Management, según Morris.

El número de graduados de la Maestría en Dirección de Tecnologías de Información aumentó en 116 por ciento en 2017, aunque existe una evidente mayor participación de hombres con un 86 por ciento. Los principales grupos de participantes están entre 25 a 30 años y de 35 a 44, según Esan.

Por último, las profesiones de la que provienen están ligadas a la Ingeniería de Sistemas y Cómputo: entre 55 por ciento y 70 por ciento de los integrantes de las promociones de los últimos cuatro años, destaca la publicación peruana.

¿Cuál es el valor de las TIC?

Las maestrías “techie” buscan generar competitividad en el mundo laboral pensando en los escenarios del futuro.

En la actualidad, vivimos en un entorno empresarial cada vez más interesado en la adquisición de nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Muchas empresas consideran la implementación de estas tecnologías como parte de su plan estratégico institucional, pues pronostican que les generará una ventaja competitiva sobre su sector.

Las TIC por sí mismas no representan una competencia distintiva, no son un recurso estratégico y, como tales, no generan ventajas competitivas para la organización. Esto se debe a que, en la actualidad, la tecnología es cada vez más accesible, con una amplia variedad de proveedores y costos escalables a la capacidad de inversión de las organizaciones.