La nostalgia sobre la organización y la disputa de las 35 disciplinas deportivas quedó entre los espectadores, que emocionados vivieron un acto de clausura que, de lejos, superó la ceremonia de inauguración, hace dos semanas.

Asunción aguarda la cita, luego de emotivo cierre de Cocha 2018

06/09/2018 - 08:00
Los Tiempos

Los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018 llegaron a su fin anoche, luego de 14 días de competición y una emotiva presentación de la próxima edición, con Asunción 2022, que tomará la posta del próximo ciclo olímpico para el continente.

La nostalgia  sobre la organización y la disputa de las 35 disciplinas deportivas quedó entre los espectadores, que emocionados vivieron un acto de clausura que, de lejos, superó la ceremonia de inauguración, hace dos semanas.

Emociones encontradas

El fruto del trabajo de cuatro años, en medio de muchos inconvenientes y aciertos, concluyó ayer con una nota alta y que dejó bien posicionada a Bolivia en el circuito deportivo de Sudamérica.

De entrada, los mosaicos en la tribuna de General del estadio Félix Capriles animaron a los espectadores que se dieron cita en menor número que en el acto inaugural y sin la presencia del presidente Evo Morales.

Los fuegos artificiales dieron inicio a una fiesta de emociones encontradas y que celebraron la justa deportiva internacional.

Las banderas de los 14 países, cada una portada por los deportistas más destacados dieron cabida a los aplausos y apoyo de los espectadores.

Por Bolivia, el raquetbolista Conrrado Moscoso tuvo el privilegio de portar la tricolor, luego de ser el deportista que más medallas de oro aportó para el país (tres de las cuatro).

Las delegaciones de las 14 naciones y los deportistas que aún permanecen en Cochabamba desfilaron con sus uniformes deportivos, en medio de una fiesta que se sintió desde las gradas del recinto de Cala Cala.

La entonación del Himno Nacional de Bolivia erizó la piel de los asistentes, pero con un aditamento especial: la interpretación de la cantante cruceña Guísela Santa Cruz.

Posteriormente, la propia cantante interpretó diferentes piezas orientales y que fueron el preámbulo de la presentación del renombrado grupo de rock paceño Octavia.

Los números previos hicieron delirar al público antes del acto central de la ceremonia de Clausura: la entrega de la bandera de la Organización Deportiva Suramericana (Odesur) por parte del director del Comité Organizador de los Juegos Suramericanos (Codesur), Juan Manuel Chevarría a Camilo Pérez, titular de Odesur.

El momento cúlmine fue la entrega de la enseña al presidente del Comité Olímpico Paraguayo (COP), Carlos Orihuela, como símbolo del relevo de Asunción a Cochabamba.

La entonación del Himno  Nacional de Paraguay y la presentación de un spot de los XII Juegos Suramericanos Asunción 2022 emocionaron a los amantes del deporte y misión cumplida para la organización boliviana.  

"Cochabamba organizó los Juegos más grandes de la historia y que pusieron de nuevo a Bolivia en el circuito del deporte olímpico. Asunción tiene una vara alta para 2022", dijo Pérez.

Arpas paraguayas pusieron en ambiente al certamen que dentro de cuatro años volverá a enfocar a lo mejor del deporte suramericano, con la canción "Amigos del Alba".

El pebetero del fuego suramericano que ardió durante 14 días en la curva sur del estadio Félix Capriles fue apagado  con la interpretación de una canción de Rolando Encinas, mientras la pirotecnia comenzó a despedir a la cita continental.

La fiesta entró en su etapa final con la puesta en escena del cantante boliviano Bonny Lovy, el ingreso de la diablada Urus, junto a la Banda Imperial y el grupo Doble Vía.

 

JORNADA CONCLUYE CON TRANQUILIDAD

A diferencia de lo suscitado en la inauguración, ayer no se registraron grandes filas y las curvas no lucieron abarrotadas.

Los anillos de seguridad no registraron incidentes y la población tomó sus recaudos para presenciar el último día de competencias en suelo nacional.

Cochabamba 2018 aprobó su ceremonia de clausura sin mayores contratiempos, pese a una persistente llovizna y el frío, empero no pudieron frenar la fiesta que dejó gratas sensaciones a los bolivianos.

 

DATOS

Emotivo Himno Nacional de Paraguay. El relevo de Asunción 2022 a Cochabamba 2018 tuvo un punto muy significativo en el acto de clausura: la entonación del Himno Nacional de Paraguay, interpretado por la soprano Carolina López y el tenor Marco Villalba.

Juegos de luces led en las torres del estadio. Para matizar una fiesta completa, las luces led de las cuatro torres del estadio Félix Capriles lucieron sus mejores galas e hicieron del deleite de los asistentes, quienes celebraron con todo la despedida de los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018.

Último día para la compra de souvenirs. En el último día de los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018, los vendedores aprovecharon para exponer sus últimos trabajos para que los aficionados al deporte puedan tener un recuerdo de la cita suramericana.

Autoridades bailaron al ritmo de diablada. La diablada Urus animó la noche de clausura de los XI Juegos Suramericanos e hizo bailar no sólo al público, sino también a las autoridades nacionales e internacionales.

 

PARAGUAY YA SUEÑA CON LOS JUEGOS DE 2022

La emoción en la entrega de la bandera de Odesur al Comité Olímpico Paraguayo (COP) puso de manifiesto el sueño de ese país por la cita que se vivirán en cuatro años, justo en el inicio del próximo ciclo Olímpico rumbo a los Juegos Olímpicos París 2024.

En el video promocional, Paraguay mezcló el deporte en armonía con la naturaleza, combinando imágenes de competencias con la selva, las cataratas, el chaco y el trabajo tesonero del pueblo paraguayo que vive con pasión el deporte.

Paraguay vivirá cuatro años de intenso trabajo, tal como los vivió Cochabamba desde su designación en diciembre de 2013 y el relevo de la cita entre Santiago 2014 y la Llajta en 2018.

Paraguay tiene la misión de abarcar a 35 deportes y más de 4.000 atletas que estarán en Asunción.

 

UN MISMO SENTIR QUE UNIÓ A TODA BOLIVIA

Tras 14 días de intensa disputa de disciplinas deportivas y la consagración de Colombia  por segunda vez en su historia, todo un país se juntó en torno al deporte e hizo vibrar con eternas jornadas.

"Un mismo sentir" unió a Bolivia, tal como expresa el eslogan de los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018, que finalizaron ayer.

Más allá de cualquier imponderable en la organización, Cochabamba 2018 dejó buenas sensaciones, pero también la misión de unificar a los estamentos del deporte boliviano (Ministerio de Deportes y Comité Olímpico) para mejorar las campañas efectuadas a la fecha.

Un mismo sentir invadió los corazones de los aficionados que estuvieron presentes en todos los escenarios de Cochabamba.

Noticias breves por Urbana